Educación por herencia: becaria sigue el legado de su padre profesor para ayudar a su comunidad

 La joven descubrió su vocación cuando dictaba talleres de inglés a escolares y ahora se forma como maestra con apoyo de la Beca Hijos de Docentes del Pronabec.

Lima, 4 de julio de 2023. Shirley Suyon Cerna creció en Chiclayo, Lambayeque, y desde pequeña las aulas de clases han sido como su segundo hogar. La ahora joven de 22 años recuerda a detalle las visitas que realizaba, junto con sus hermanos, a los salones en los que su padre Máximo dictaba clases en el caserío Tucume Viejo. Los gestos, el desenvolvimiento y la conexión con cada uno de sus alumnos son algunas de las habilidades que ella aprendía de él y que hoy las pone en práctica. Shirley continúa el legado de su padre y estudia Educación Secundaria con el apoyo de la Beca Hijos de Docentes del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) del Ministerio de Educación.

“La educación es la clave fundamental para el desarrollo humano. En las aulas se comienza a entender cómo funciona el mundo, y a descubrir los talentos, lo que más adelante va a ayudar a encontrar la vocación, como en mi caso”, comenta la joven. Por su excelencia académica en el colegio, Shirley ganó una beca especial del Pronabec para estudiar inglés cuando cursaba el cuarto de secundaria. Tras acabar la secundaria Shirley comenzó a cumplir su Compromiso de Servicio al Perú al dictar talleres de este idioma a adolescentes de colegios públicos, aplicando los conocimientos que obtuvo.

De esta manera, Shirley descubrió que su vocación era enseñar. “Los maestros me ayudaron a reconocer que tenía las habilidades para hacerlo. Logré comprender el rol que cumple un docente en la sociedad y me siento muy feliz de formarme como futura docente e impactar positivamente en las personas”, menciona. Desde esa experiencia, Shirley decidió estudiar Educación Secundaria y descubrió que la interacción con los alumnos la motivaba a emplear formas didácticas y entretenidas de enseñar inglés a adolescentes que cuestionaban y discernían más la información que se les daba.

La joven postuló en dos ocasiones a Beca 18 del Pronabec, pero no logró ser seleccionada. No se dejó amilanar y siguió con su meta de ser profesional, por lo que postuló e ingresó a la carrera que había escogido en la Universidad Nacional de Trujillo. Cuando cursaba el tercer ciclo, se enteró de la Beca Hijos de Docentes, que le apoyaba con los costos académicos y no académicos durante su formación profesional. Cumplió con acreditar los requisitos y ganó la beca.

Enseñar idiomas: contactar con el mundo 

Su padre Máximo es su principal guía como profesional, al ser maestro de una escuela rural de primaria, y quien en cada oportunidad le dice sentirse orgulloso de los logros que ella va alcanzando. Mientras tanto, la becaria obtiene excelentes calificaciones en su universidad y, además, es miembro de la junta de delegados de su facultad, que monitorea aspectos académicos y administrativos de su carrera, además de realizar labores sociales en zonas rurales de La Libertad, como entrega de canastas de víveres y realización de chocolatadas. También llevaron información de orientación vocacional a los adolescentes, para apoyarlos en encontrar qué carrera profesional seguir.

“Yo tuve la oportunidad de conocer en la práctica lo bonito de la carrera y he decidido aprovechar cada oportunidad para seguir practicando y apoyar a la población”, cuenta Shirley. En línea con este objetivo, la estudiante de Educación Secundaria también se dedica, a la par, a ser ayudante de docente en un instituto de idiomas.

“Desde mi rol como futura educadora, voy a tener la oportunidad de impactar positivamente en las personas e inspirarlos a que sean mejores. Además, al enseñar idiomas puedo ayudarles a obtener igualdad de oportunidades a nivel internacional, porque pueden contactar con el mundo y conocer nuevas culturas, pensamientos y especialidades profesionales”, resalta Shirley.

La Beca Hijos de Docentes, desde su primera convocatoria en el 2016, ha beneficiado a 2692 hijos e hijas de maestros miembros de la Carrera Público Magisterial. Este beneficio se otorga en el marco de la política de revalorización de la carrera docente que impulsa el Estado peruano. Este grupo de beneficiados es parte de los 211 000 peruanos y peruanos que han transformado sus vidas gracias a las diversas becas ofrecidas por el Pronabec en sus 11 años de actividad.

Para conocer más sobre la Beca Hijos de Docentes, y la convocatoria 2023, que está entrando a su etapa final, los interesados pueden revisar la página web del concurso www.pronabec.gob.pe/beca-hijos-de-docentes, visitar el canal de Facebook www.facebook.com/PRONABEC, llamar a la línea gratuita 0800 000 18, a la central telefónica (01) 612 8230 o escribir al WhatsApp institucional 966 429 596.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *