Cuatro obras paralizadas es el saldo de gestión de Arturo Fernández