La LibertadTrujillo

Ganador de Beca Inclusión: «Quiero crear más centros de acceso digital para ayudar a que más personas tengan acceso a Internet»

  • Kelvin Saravia está próximo a graduarse como ingeniero de telecomunicaciones de la UNMSM con apoyo del Pronabec. A través de su trabajo, fomenta el desarrollo de las TIC en el país.

Lima, 8 de agosto de 2023. Nancy Guerra mira con orgullo a su hijo Kelvin, de 23 años, mientras él cuenta sobre cada paso que ha dado para lograr sus metas profesionales: está a punto de graduarse como ingeniero de telecomunicaciones en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), acaba de empezar sus prácticas preprofesionales, e integra un grupo académico internacional en su casa de estudios para promover el desarrollo tecnológico de las comunicaciones a distancia.

“Tengo tantas metas. He tenido caídas y bajones, como cualquier persona, pero quiero egresar de la universidad y realizar más proyectos”, dice Kelvin Saravia Guerra, quien de niño fue diagnosticado con Polineuropatía Axonal Motora, una enfermedad que afectó su sistema inmunológico y la movilidad en piernas y brazos, por lo que los doctores le dijeron que solo viviría hasta los 6 años. Sin embargo, nada ha detenido a Kelvin.

En el año 2021 ganó Beca Inclusión para Carreras Profesionales, concurso del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) del Ministerio de Educación que ofrece apoyo integral a las personas con discapacidad para que accedan a la educación superior o continúen sus estudios ya iniciados.

Kelvin es subdirector del área de Logística de IEEE COMSOC (Comunications Society) de la UNMSM, comunidad internacional con sede en el Perú conformada por estudiantes, profesionales y personas en general interesadas en las telecomunicaciones y tecnologías de la información. “Me encargo de organizar conferencias, realizar actividades de recaudación de fondos y transmitir información a través de la página web para que más personas tengan conocimiento sobre las telecomunicaciones”, explica el becario.

Gracias a su esfuerzo y perseverancia, también ha logrado conseguir sus primeras prácticas preprofesionales en una empresa relacionada con su campo de estudios. Consiguió este empleo durante una visita que hizo con sus compañeros de la universidad a una empresa que brinda el servicio de fibra óptica.

“Hablé con el ingeniero encargado y le expliqué mis ganas de trabajar, pero que normalmente las empresas necesitan personas que puedan subir hacia pisos altos y yo no podía. Entonces, el ingeniero me dijo: ‘Yo no sé dónde puedes conseguir un trabajo, pero aquí puedes empezar’. Fue una grata sorpresa. Ahora monitoreo a los técnicos que instalan fibra óptica en diversas viviendas. La fibra óptica es usada para el acceso al Internet”, explica.

De esta manera, Kelvin se viene preparando para cumplir nuevas metas. Él quiere cerrar la brecha de telecomunicaciones en las zonas rurales del país a través de las conexiones de fibra óptica. “Tengo el proyecto de crear más centros de acceso digital (CAD) para ayudar a que más personas tengan acceso a Internet y estén conectadas. Ya tengo el planteamiento teórico, listo para ser implementado”, menciona.

Un ejemplo de perseverancia 

Cuando Kelvin aún era un niño, los doctores le dijeron a su madre que él solo viviría hasta los 6 años. En ese momento aún se desconocía la enfermedad que tenía el becario, pero su progenitora hizo todo lo posible para ayudarlo. Kelvin cumplió 6 años y no presentó mayores complicaciones, así que cuando tenía 8, su madre decidió cumplir la ilusión de su hijo: estudiar en un colegio.

Un día antes del inicio de clases, la salud de Kelvin se complicó, a tal punto que debió ser internado por varios meses. Fue ahí cuando le diagnosticaron Polineuropatía Axonal Motora. “Mis piernas se habían debilitado un 80 %”, cuenta el becario, quien no se rindió y, tras varios tratamientos, pudo salir del hospital y volver a sus clases, aunque debió recibir terapias. La discapacidad física que posee le impide caminar, por lo que se traslada en silla de ruedas.

Durante estos años, Kelvin ha encontrado en él mismo, así como en su familia y sus seres queridos, la motivación y fuerza que necesitaba para seguir adelante. “Muchos no creían que ingresaría a San Marcos y que ganaría una beca del Pronabec, pero lo he logrado. Así que ahora sé que todo esfuerzo va a tener caídas, pero debemos ser fuertes. No digo que no lloren, ni boten todo lo que llevan dentro cuando lo necesiten, pero luego continúen. Y no vayan directo del suelo a la cima, sino paso a paso”, aconseja el joven, quien se ha convertido en el primer universitario de su familia y busca ser un ejemplo para su hermana menor.

A partir del 2021, el Pronabec lanzó Beca Inclusión, para seguir carreras universitarias y técnicas y cursos de capacitación. Durante sus dos convocatorias, se ha logrado beneficiar a 218 personas con discapacidad.  Para conocer más sobre los servicios y convocatorias vigentes, pueden visitar su página web www.gob.pe/pronabec y su canal de Facebook www.facebook.com/PRONABEC. Para consultas pueden llamar a la línea gratuita 0800 000 18, a la central telefónica (01) 612 8230 o escribir al WhatsApp institucional 966 429 596.

Se agradece su difusión. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba