Mejorarán posicionamiento del jengibre y cúrcuma peruanos en el mundo

En el ‘III Ginger Week’ a realizarse el 31 de mayo, 1 y 2 de junio en Pichanaqui, Junín

El certamen buscará contribuir con el desarrollo sostenible de ambos productos e impactar de manera positiva al entorno agrícola de la Selva Central.

En el 2021 Perú fue 4° exportador mundial de jengibre y el 9° de cúrcuma.

Jueves 04 de mayo-. En el 2021 Perú fue el 4° exportador mundial de jengibre (kión) y el 9° de cúrcuma; sin embargo, aún se debe trabajar para fortalecer ambas cadenas y seguir posicionando los 2 productos en el mundo, señaló la directora de la Asociación de Exportadores (ADEX), Liz Soto Luna, durante el lanzamiento del ‘III Ginger Week 2023’, a realizarse el 31 de mayo, 1 y 2 de junio, en Pichanaqui, Junín.

El certamen, coorganizado por la institución gremial a través de ADEX Consulting y la empresa Elisur Organic, busca contribuir y mantener el desarrollo sostenible con el propósito de impactar de manera positiva al entorno agrícola de la Selva Central y realzar el potencial del jengibre y la cúrcuma.

“Los expositores nacionales y extranjeros abordarán temas de gran interés. Se llevarán a cabo mesas técnicas y se presentarán videos especializados a fin de promover las buenas prácticas agrícolas, la revaloración del esfuerzo de todos los actores de la cadena de valor y la conservación de la naturaleza”, detalló.

Soto Luna indicó que en el 2022 los despachos de jengibre ascendieron a US$ 64 millones. Fueron 165 las empresas que llegaron a 34 mercados, mientras que la cúrcuma (US$ 3 millones 600 mil) arribó a 21 destinos gracias al trabajo de 79 empresas.

Panorama mundial

En su presentación ‘Perspectivas de las exportaciones de jengibre y cúrcuma’, la jefa de ADEX Consulting de ADEX, Lizbeth Pumasunco, detalló que efectivamente, en el 2021 Perú fue el 4° exportador mundial de jengibre (US$ 83 millones 940 mil), después de China (poco más de US$ 536 millones), Países Bajos (US$ 149 millones 270 mil) y la India (US$ 109 millones 890 mil).

Mencionó la demanda de otros países, EE.UU., por ejemplo, requiere alimentos como galletas, jugos probióticos, jengibre molido y en pasta, condimentos, cerveza y caramelos. “También se está usando en la industria cosmética en la fabricación de aceites esenciales, lápices para cejas, hidratantes y loción corporal; y en la industria farmacéutica, antiácidos, suplementos dietéticos”, puntualizó.

En China –continuó–, piden alimentos, condimentos y bebidas como jengibre molido, mermeladas y otros; su industria cosmética, champús y otros productos para el cuidado del cabello, sueros orgánicos y aceites esenciales; y su industria farmacéutica, parches de limpieza de pies, gomitas masticables, parches de desintoxicación y más.

Respecto a la cúrcuma, Pumasunco detalló que Perú fue el 9° exportador en el 2021 (US$ 5 millones 900 mil), después de India (US$ 225 millones 500 mil), Países Bajos (US$ 15 millones 600 mil), Vietnam (US$ 12 millones 200 mil y Fiji (US$ 10 millones 500 mil).

A su turno, el director del Centro de Investigación de Economía y Negocios Globales de la Asociación de Exportadores CIEN-ADEX, Edgar Vásquez Vela, sostuvo que el III Ginger Week ayudará a posicionar a los productores de jengibre y cúrcuma de la Selva Central como exportadores de alto nivel, liderando los mercados globales e impactando de forma positiva en sus comunidades.

“Visitar y conocer el terreno permitirá identificar los retos que enfrentan los productores en un espacio geográfico al que Perú no ha tenido aún la capacidad de integrar de manera eficiente a través de la economía y el desarrollo de infraestructura. A partir de ello trabajaremos con las autoridades y buscaremos corregir los elementos que limitan sus capacidades”, aseveró.

El Estado tiene un rol fundamental, debe tener una mayor presencia e impactar positivamente –prosiguió–, es una zona con muchas necesidades que requiere el apoyo de las instituciones públicas y privadas a fin de potenciar las iniciativas individuales de los productores y empresarios quienes con su propio esfuerzo colocan sus productos en los mercados globales.

“Es una parte del país con grandes retos, pero también con muchas posibilidades. Se cultivan productos orgánicos siguiendo las tendencias globales, con prácticas productivas amigables con el ambiente y cumpliendo con exigencias de sostenibilidad. Se requiere el accionar conjunto público-privado para empujar el coche hacia un futuro aún más prometedor”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *