Mineros ilegales atacan y retienen a dos inspectores de la Gerencia de Minas en Huamachuco

Sujetos encapuchados ligados a la minería ilegal  retuvieron por dos horas y amenazaron con quemar a funcionarios para evitar  inspección en bosque de Huamachuco, en donde  hallaron cinco bocaminas y herramientas  para la extracción ilegal  de mineral.

Huamachuco. Fueron horas de terror las que vivieron dos funcionarios de la Gerencia Regional de Energía, Minas  e Hidrocarburos de La Libertad. (GREMH) en manos de una banda  de mineros ilegales que los retuvieron, agredieron y amenazaron con quemarlos vivos  para  impedir  la inspección de minería ilegal a un bosque en el caserío de Coigobamba, Huamachuco, provincia de Sánchez Carrión.

El ataque se registró cuando los ingenieros del ente regional llegaron la tarde del  miércoles hasta Coigobamba para realizar una inspección oficial ante las denuncias por las claras evidencias de minería ilegal que se realiza en el bosque, que abarca la unidad catastral 041959,  de propiedad Fernando Miguel Polo  Espejo y su esposa.

Al recorrer  la zona, los inspectores  constataron la presencia de cinco bocaminas ilegales   rodeadas por plantaciones de eucaliptos, hallaron carretillas y enseres de trabajo que utilizan los parqueros para extraer el mineral durante las noches.  Al momento en que  se aprestaban a registrar todas las evidencias apareció un grupo de sujetos encapuchados  con machetes en mano que, a golpes y  bajo amenazas de prenderles fuego,  los despojaron de sus pertenencias y equipos de trabajo.

Tras agredirlos los mantuvieron retenidos durante dos horas y  luego con combustible quemaron  todas las pruebas de la inspección. Posteriormente, les hicieron correr por sus vidas para que se vayan del lugar de lo contrario los quemarían vivos.  El ingeniero de la Gerencia Regional de Minería e Hidrocarburos de La Libertad, M. I. R,  narró los dramáticos momentos que le tocó vivir en la respectiva denuncia realizada en la dependencia policial de Huamachuco y en presencia del fiscal Wilson Muñoz Urquiza.

“Desarrollamos al principio nuestras labores sin problema alguno. Se recogió evidencia de labores ilegales porque tomamos registro fotográfico de herramientas y de cinco bocaminas. Hasta que aparecieron matones que quisieron golpearnos, con machetes en mano y actitud amenazante. Nos quitaron todo lo que llevábamos. GPS, tablilla, celulares, chalecos, cascos y dinero. Trajeron combustible y quemaron todo. Fueron 40 personas las que aparecieron que nos amenazaron con quemarlos si no nos íbamos. Hasta nos obligaron a contestar el teléfono a nuestros superiores  para decir que todo estaba bien en la zona”, denunció.

El ataque para los pobladores fue ordenado por quienes dirigen el ilícito negocio de la minería ilegal en Coigobamba, caserío de Huamachuco convertido en la nueva guarida de los mineros ilegales. Y el ataque a los funcionarios  dejó en  evidencia, una vez más, que la red de socavones se ha incrementado en el bosque Polo. Por eso se ordenó la inspección por parte de la Gerencia Regional de Minería e Hidrocarburos de La Libertad. (GREMH). Las constantes denuncias de moradores que no quieren la presencia de parqueos y que exigen sanciones determinó el desplazamiento de los funcionarios.

Según versión de los pobladores los responsables serían los sujetos de apellidos Mauricio, Jairo Coronel, Alberto Rodríguez, Oscar Villarruel, Jaime Coronel y Melaño Joaquin. “Todos trabajan para Fernando Polo y su  hijo Pedro y  Valverde desde hace meses. Hace poco hubo disparos y enfrentamientos entre las bandas. Y ahora han atacado a dos ingenieros. Aquí hay gente que se dedica a sembrar, pero desde hace un tiempo hay venezolanos que nos intimidan. No podemos denunciar. Nos amenazan de muerte constantemente”, aseguran las campesinas de Coigobamba que brindaron los nombres de quienes habrían secuestrado a los funcionarios de la GREMH.

Bandas se desplazan

Al respecto, el expresidente de la Comisión Regional de Energía y Minas, Greco Quiroz cuestionó que la situación de la minería ilegal en el ámbito de la región cada día se vuelve mucho más violenta. “No sólo está ocasionando daños al medioambiente, sino también a las personas como lo ocurrido en los terrenos de Fernando Polo Espejo  en donde estos ingenieros fueron secuestrados por horas y agredidos para borrar las imágenes que evidenciaban la minería ilegal en el bosque de Fernando Polo y  Pedro Polo”, indicó.

También advirtió que las bandas de mineros ilegales desplazados por organizaciones criminales extranjeras se están asentando en el cerro El Toro, Sánchez Carrión, y en Lajón, Otuzco, localidades que podrían convertirse en zonas rojas como Pataz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *