Siguen abriendo socavones en bosque de Huamachuco

Pobladores denuncian que temen que mineros ilegales sigan abriendo socavones en el bosque Polo tras escucharse detonaciones

Huamachuco. Los mineros ilegales en Huamachuco no están dispuestos a retroceder y siguen sembrando el temor en los caseríos de Shiracmaca y Coigobamba, zonas donde el pasado domingo 5 de mayo agentes de la Dirección Nacional de Operaciones Especiales (DINOES), de la Dirección de la Policía Ambiental y la Primera Fiscalía Provincial Especializada en Materia Ambiental de La Libertad destruyeron cerca de 45 labores ilegales.

Según denunciaron los pobladores, el último domingo 12 de mayo se registraron siete detonaciones en el bosque Polo, ubicado en el caserío de Coigobamba. Los vecinos temen que los ilegales sigan abriendo nuevos socavones en el lugar. Las detonaciones se sintieron en los caseríos y que remueven los cimientos de las casas aledañas. Sin embargo, ningún dirigente vecinal se pronunció porque cuando se trata de los mineros ilegales lo mejor es callar. Sea por temor o complicidad

“Las amenazas nos hacen callar. Sobre todo por los sicarios. Ahora es una gran mayoría la que quiere de regreso a los DINOES para que terminen con esos socavones. Hace poco ha muerto el hijo de una compañera y todos, incluidos los policías de la comisaría, no hicieron nada. Nosotras queremos estar tranquilas y que se vayan los mineros ilegales. Llamamos a los medios locales para que nos ayuden a saber qué pasa en el bosque Polo, pero nos dijeron que no tenían para la movilidad”, lamentaron algunas dirigentes.

Cierre de vía

Luego que los cerca de 120 agentes policiales iniciaron la destrucción de los socavones, las autoridades vecinales denunciaron que los hermanos Carranza Otiniano cerraron la vía de acceso en Shiracmaca. “Queremos agua limpia!, fue la consigna que siguieron sus cómplices que fueron desapareciendo con el correr de los días. A tal punto que fue la propia población y sus dirigentes quienes habilitaron el acceso con el apoyo de la Subprefecta Fanny Horna, personal policial y Fiscalía.

Sin embargo, la noche del último viernes un camión sin placas ingresó a la vía y descargó desmonte para evitar nuevamente el tránsito. Fue entonces que los monitoreos registraron ingresos de camiones en el bosque Polo. “No es casualidad el cierre de vía en Shiracmaca y el aumento de tránsito en el bosque. Y a diferencia de la interdicción, los ronderos de Coigobamba no dijeron nada. Sabemos que quienes dirigen la ronda tienen vínculos con la gente del bosque Polo y Valverde, el sujeto que dirige a los parqueros y cobra los alquileres de socavones”, afirmaron los agentes.

Por otro lado, apareció en escena un nuevo personaje: el abogado Sergio Moreno Coronel quien afirmó que Gilmer Carranza bloqueó la vía por orden suya, tras responsabilizar a las autoridades vecinales y la empresa minera de abrir sin autorización una carretera en su  predio en el sector Cachito, zona donde la Policía también destruyó  pozas de cianuración e incautó maquinaria usada para la minería ilegal.

A pesar de una disposición municipal que declara la vía de acceso nacional, el letrado amenazó diciendo que “La minera tiene 72 horas para solucionar conmigo este problema y me reconozcan los daños; si no haré zanjas de 4 metros en la carretera”. Sus declaraciones, posiblemente, sean su sentencia.

La minería ilegal en Huamachuco no solo es responsable de las más de 150 muertes registradas en los últimos años. También es responsable de que sus relaves con altos índices de cianuro terminen en los canales de regadío y de la muerte de ganado ovino. Sus aliados en los caseríos y los medios locales no informan al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *